Artículo 7


4

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image


4


Materialización y

Rigor

Israel Leandro Flores Diseño Arquitectónico VIII


El reto de iniciar cualquier problema de diseño en cualquier circunstancia es definitivamente una tarea ardua. No tanto por lo complicado de la labor técnica, ni por el tamaño de la empresa, sea cual fuere; es ardua porque, para, iniciar uno se debe de hacer las preguntas correctas.


Desde las entrañas del quehacer académico, que a diferencia de la esfera profesional, se pueden te- ner nuevos enfoques sin estar eter- namente ligados a constricciones por demás nocivas para la labor creativa pura, pero excelentes para los argumentos solucionadores de problemas. Es como lo definía Louis Kahn “(…) donde realmente se hace la verdadera arquitectura es en la universidad. La profesión se hace en la realidad (…)”(L. Kahn, 1963).

ACTUS 47



6 ACTUS ACTUS 47


6 ACTUS ACTUS 47

Siendo así la realidad, hay que esta- blecer desde el ámbito académico ciertas consignas.


Primero, la materialización de cual- quier proyecto debe de ser factible pero no real. Hay que desterrar los prejuicios de correlaciones oníricas con la creatividad. Si la creatividad es hija de la necesidad, entonces nosotros somos los padres adop- tivos sorprendidos del producto.

¿Por qué padres sorprendidos? Muy sencillo: somos padres sin haber te-


Coliseo sostenible en Vallecito. John Valerio.


– ARQUITECTURA –

– ARQUITECTURA –

¿Cómo diseñamos un pedazo de algo?

¿La realidad es más fuerte que la imaginación?

¿Es posible dejar el cinismo urbanístico mercantilista?

¿Es posible pensar nuevos modelos

de intervención?

¿Es posible reinventar la rueda?


48 ACTUS

48 ACTUS


ACTUS 49


ACTUS 49

image

48 ACTUS ACTUS 49



Coliseo sostenible en Vallecito. Elevación. John Valerio.



Biblioteca en Vallecito. Yi Mey Lau.



Mercado en Vallecito.

Soledad Allca – Sergio Anchapuri.

nido contacto con la madre, que es la necesidad.


image

En el quehacer académico, nunca se tiene una necesidad real, ya que se trabaja sobre supuestos más o menos demostrables: describimos la realidad, no la cambiamos. Aun así, los mayores esfuerzos por cam- biarla le quita el sesgo de libertad creativa que tanto falta en la labor arquitectónica académica. Se cam- biará la realidad cuando el sueño termine y despertemos en la reali- dad, ganándose el derecho a soñar.


Segundo, el rigor académico debe de ser igual o superior al rigor pro- fesional. Un gran problema se ge- nera al interpretar mal la libertad de cátedra, o mejor dicho, el libertinaje académico, al ser muy permisivo en el rigor exigido a los educandos, en este caso, arquitectos o arquitectas en formación.

La universidad debe ser el campo donde se foguee un buen elemen- to en la brega de diseñar. La reali- dad peruana es muy distinta a las del estado de bienestar europeo, donde un estudiante puede empe- zar y acabar su carrera académica en un lapso de 10 años sin haber trabajado, ya que la educación es prioritaria e inherente. En nuestro contexto, donde la educación deja mucho que desear, un universitario es alguien en promedio que ya está trabajando para poder solventar su situación o apoyar en la familia. Siendo así, no se puede dar el lujo de estudiar por los siglos de los si- glos satisfaciendo su extraño ape- tito académico. Por lo tanto, no se puede esperar una universidad generadora de conocimiento, que solo vea lo rentista y no satisfaga los mínimos requerimientos en un mercado laboral cada vez menos satisfecho por profesionales cada

image



ACTUS 51


ACTUS 51

image

50 image ACTUS image image ACTUS 51


vez más incapacitados. Es labor de la universidad que se destaque por ser un vientre prolífico de calidad académica, sin dejar de ser un la- boratorio de ideas responsables y sostenidas.


Por último, la calidad es directa- mente proporcional a la carga de trabajo de estudiantes y cátedra. No se quita el sesgo de genialidad en una propuesta académica, que cual fuego del Olimpo es robado de vez en cuando por algún genio o alguna genio. La experiencia de cátedra arroja que el verdadero va- lor del producto de excelencia es un mínimo de inspiración y un máximo de trabajo.


No se puede esperar que un pro- yecto, mucho más en la esfera real (excátedra), sea dado a luz sobre la base del cinismo y la angurria. Si tantos proyectos ven la luz del día y terminan haciéndose mal, no fue un parto, fue un aborto. Eso, es un indicador que muestra, cómo al final, el 90 % del país está con los Proyectos Regionales en procesos penales. Son ambas partes, son una simbiosis entre la cátedra y el estu- diantado desde todos los puntos de vista. Siendo así, como cátedra de- beremos exigir de tal forma como nos exigimos a nosotros. Es deber de la cátedra formar mejores profe- sionales de lo que nosotros fuimos formados. Si no estamos haciéndolo así, estamos traicionando a la patria.


Partiendo de estas tres premisas se permite ahora salir de los prejuicios como cátedra. Solo así se pretende argumentar a Christopher Alexan-


Mercado en Vallecito.

Soledad Allca – Sergio Anchapuri.


Centro Educativo en Vallecito. Celeste Romero – Leslie Gonzáles

image

image

image

image

52 image ACTUS image image image image ACTUS image 53


image


image

image

Centro Educativo en Vallecito. Ubicación, Proceso, Planteamiento y distribución. Celeste Romero – Leslie Gonzáles


der (Ensayo sobre la síntesis de la forma, 1964), el cual describe la ne- cesidad de perder la inocencia para un buen diseñador o diseñadora. La inocencia entonces entiéndase como falta de arraigo con la realidad.


Esta pérdida de la inocencia de la cátedra se transmite al estudianta- do mediante este resumen del tra- bajo dado a lo largo de casi 3 meses de investigación, de carácter des- criptivo para determinar un nivel de contraste.


Esta pérdida de la inocencia de la cátedra es ahora transmitida a un estudiantado cada vez menos inocente. La inversión está en que mientras más situaciones puedan reconocer como extrañas al ejerci- cio de diseño, vamos a poder tener una idea mejor de qué se busca. Desde este rincón, se quiere quitar el mito de que el diseño solo es un ejercicio material. También se dise-


ña lo inmaterial. Como veremos, desde el punto de vista metodoló- gico, la cátedra propuso explorar cuáles serían los indicadores a tener en cuenta para poder diseñar un pedazo de ciudad, sobre un peda- zo de ciudad de facto: una recursi- vidad urbana. Al asumir el reto con este trasfondo fuertemente social, en la realidad cada vez menos peri- férica de Lima, se encontró con una disyuntiva fuerte: ¿vale realmente la pena respaldar una ocupación de facto?


La respuesta la encontramos en la hipótesis inversa: sabremos si vale la pena cuando lo hagamos. A lo Delirious New York (Koolhaas, 1978), el manifiesto inverso ahora podía dejar de ser abortivo. Debe- mos experimentar sobre la base de la realidad. Esperamos que esta sea la primera de muchas experiencias, valga el pleonasmo, experimenta- les.

image

image

image

54 image ACTUS image image image image ACTUS image 55


image

image

Arriba y Abajo. Mercado en Vallecito.

image

image

Secciones longitudinales. Soledad Allca – Sergio Anchapuri.


Derecha - Izquierda. Mercado en Vallecito. Secciones Transversales.

Soledad Allca – Sergio Anchapuri.


image image

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2016 Revista Arquitectura, Cultura, Tecnología, Urbanismo y Servicio (ACTUS)

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.